Perfil Logo Cannabicas Latinas

Cannábicas Latinas: “En búsqueda del bienestar integral de las mujeres”

El uso del artículo “La” frente a cannabis nos da la clave frente a cómo el lenguaje se refiere en femenino al hablar de nuestra planta amiga: María juana, flores, semillas, hembras, plantas madres. La marihuana es mujer sin duda alguna, pero el mundo del cannabis no necesariamente está enfocado hacia ellas. Así como las mujeres exigen igualdad de derechos, oportunidades laborales más justas e inclusión en la política, también quieren un trato respetuoso y libre de violencia en todos los ámbitos de su vida. La mujer cannábica no es la excepción y eso es lo que se quiere dar a conocer, su particular perspectiva de mundo que no es igual al de las mujeres que no consumen ni tampoco al de los compañeros que sí lo hacen.


 

Cannábicas Latinas es una iniciativa que surge para concientizar respecto al uso de cannabis y visibilizar el rol de la mujer dentro de éste sector. La perspectiva de género es un tema un tanto desconocido en el mundo cannábico, quizás porque el consumo de marihuana se ha visto asociado más a una actividad masculina. Sin embargo, en los últimos años ha cambiado el panorama y a pesar de que el público objetivo de grows y bancos de semillas siguen siendo los hombres consumidores, cada vez se visualiza más la presencia femenina en el mercado, tanto compradoras como empresarias.

La idea de crear este espacio surgió cuando Belén y Daniela, dos activistas chilenas, se juntaron un fin de semana a conversar acerca del acontecer en sus diferentes regiones. A pesar de que la distancia geográfica las separa, coincidieron en que se repetían las mismas situaciones: en las agrupaciones activistas en la que la mayoría de sus miembros son hombres, las pocas mujeres que existen destacan siendo una pieza fundamental a la hora de trabajar y, aunque son un recurso preciado, eventualmente deciden crear sus propias redes. Ésto se ha repetido en varias regiones.

La baja visibilidad de figuras femeninas no se debe a que ellas no quieran involucrarse en la cannabis sino porque la literatura, además de disminuir el rol de la mujer, también sugiere que ellas cultivan un perfil más bajo para no enfrentarse a consecuencias inmediatas por admitir su consumo en forma pública; como por ejemplo, el riesgo de perder la tuición de sus hijos. Sin embargo la pregunta que quiere desentrañar Cannábicas Latinas es: ¿qué sabemos de las mujeres cannábicas en la actualidad? Para eso se ha construido éste espacio, para trabajar entre todas y descubrir qué es lo que nos caracteriza como tales.

¿Y qué sabemos?

Se pueden tener variadas reflexiones, pero la realidad es que hombres y mujeres pensamos de manera distinta. Ni las mujeres pensamos lo mismo que otras mujeres y las diferencias se observan también en las usuarias de cannabinoides. El espectro es múltiple, mujeres jóvenes, madres, adolescentes, estudiantes universitarias, abuelas, han sido quienes han tomado el protagonismo en Latinoamérica. Se les ha visto sin miedo al cultivar para obtener medicina para sus seres queridos e hijos, luchar por legalizar su condición como pacientes, reivindicar el cannabis para su uso cosmético y para la confección de variados productos.

Sin embargo, la criminalización no se ha detenido y las afecta en especial a ellas. Más del 50% de las mujeres encarceladas en Latinoamérica es por delitos menores relacionados con la ley de drogas en sus respectivos países. Esto se debe a que las redes de narcotráfico se aprovechan de la necesidad económica que tienen aquellas mujeres que son el pilar fundamental de una familia y que por el prejuicio asociado a su género, terminan siendo el eslabón más débil en la cadena.

Una vez presas por infracción a la ley de drogas, corren el riesgo de perder la custodia de sus hijos y que éstos terminen en la inseguridad de algún hogar del gobierno. Otras incluso son víctimas de otro tipo de vulneraciones como el acoso sexual, situación normalizada en algunos campos de cultivo ilegal en los que trabajan durante el periodo de cosecha o como “manicuristas”.

Entonces, ¿por qué incluir al género?

Una de las prácticas que más molesta a las mujeres en sus vidas cotidianas es lidiar con el acoso y el sexismo, ambos consecuencias del machismo en particular. Una práctica muy común que incluso en algunos casos se ha llegado a naturalizar, es el sexismo en la publicidad. Con tan sólo escribir “mujeres y cannabis” en algún buscador de internet se aprecia que existen miles de grupos que comparten imágenes de mujeres desnudas sólo cubiertas con algunas flores de marihuana; pero éstos sitios y las marcas asociadas a ellos han olvidado una parte primordial: las mujeres también somos consumidoras y usuarias. Somos parte del mercado y un porcentaje importante de éste. Hay que cambiar esa mirada negativa que se tiene respecto a la mujer cannábica, desde la hipersexualización a la que se le somete hasta incluso aquellas falacias y juicios que cuestionan su condición de humanos capaces.

El espacio para nuevas organizaciones cannábicas hechas por y para mujeres se está gestando no sólo en Latinoamérica con agrupaciones en México, Colombia y Argentina, sino también en España y Estados Unidos. Destacamos que en el Primer encuentro de Mujeres Cannábicas en España se abordó el tema del sexismo en el mundo del cannabis, y se propuso combatir dichas publicaciones sexistas en los medios a través del uso de buenas prácticas de comunicación.

En su página de Facebook, Belén comparte un párrafo que se ha convertido en la carta de presentación de Cannábicas Latinas y que explica su visión. “Con varias activistas hemos conversado acerca de la triste realidad en que la imagen de la ‘mujer cannábica’ ha pasado a ser usada por el marketing como un ‘objeto sexy’ para vender. Y en lo personal, estamos cansadas de eso y queremos hacer algo para cambiarlo. Somos mujeres, profesionales, madres, hijas, abuelas, investigadoras, terapeutas, buscadoras del bienestar integral como cualquier persona, aportando bastante a la reivindicación de la planta Cannabis sativa y sus usos. Y como nadie nos va a dar el lugar que merecemos ‘solo porque sí’, tenemos que hacernos conocer y visibilizarnos como Cannábicas Latinoamericanas (¡A mucha honra!)”.

Daniela añade: “A mí en lo personal me molesta leer artículos orientados a la mujer pero escritos por hombres. Por mucha empatía que tenga, se me hace difícil relacionarme con ellos cuando me hablan de dolor de ovarios, vaginas, o si el uso de cannabis te hace mejor o peor madre. Lo que me hace reflexionar que no existe suficiente material en español hecho por mujeres y enfocado en la mujer. Las preguntas que ellas tienen se repiten a diario y no sólo en Chile sino que en todo el continente y el mundo. Si el lenguaje nos une, entonces que las fronteras no nos separen. Todos y todas deberíamos informarnos y estar conscientes de nuestro derecho a utilizar cannabis como una parte integral de nuestras vidas, si es que así lo decidimos.”

Por ahora el objetivo fundamental de Cannábicas Latinas es apoyar a otras mujeres cannábicas a nivel latinoamericano; conocer sus propuestas, sus luchas y logros, con la finalidad de eventualmente realizar un encuentro de cannábicas latinas ya sea virtual y/o presencial. Para finalizar agrega: “Creo que lo importante es recordar que no estamos solas y la palabra lucha no tiene por que ser un sinónimo de animosidad. Ya es hora de que construyamos entre nosotras, nos apoyemos y apliquemos en nuestras vidas un concepto clave: la sororidad, la hermandad entre mujeres”.

 

 

Por Belén Riveros y Daniela Rodríguez, fundadoras de Cannábicas Latinas.

123 total views, 1 views today

Compartir

About admin

Liberatumente.cl - Información para una vida más despierta.